El Mindfulness o Atención Plena es una práctica que tiene una larga tradición desde la antigüedad, que últimamente se ha popularizado en la cultura occidental a través de la adaptación que ha realizado la psicología científica.

La Atención Plena es la capacidad de estar en el presente y de calmar los pensamientos.

¿Para qué sirve practicar Mindfulness?

  • Para estar más centrados en el presente, sin dejar que el malestar, las preocupaciones, las situaciones tensas del día a día o algunos recuerdos, nos alejen de la vida que deseamos vivir o nos desequilibren psicológicamente.
  • Para producir un cambio en nuestra forma de relacionarnos con nosotros mismos, con los demás, conectando mejor y siendo más conscientes de nuestra experiencia.
  • Para desarrollar las áreas cerebrales implicadas en el bienestar y las emociones positivas.
  • Para aprender a priorizar y mejorar en aquellas áreas de nuestra vida que son importantes para nosotros.

Practicar Mindfulness, ¿requiere entrenamiento?

Al igual que cualquier otra habilidad, la práctica de Mindfulness requiere entrenamiento. El resultado final dependerá del nivel de práctica. Tras dicho entrenamiento, los objetivos logrados serán:

  • Aprender a identificar y discriminar las emociones. Conocer cómo funcionan y para qué sirven.
  • Salir del modo de funcionamiento: “piloto automático”: Aprender a regular nuestra conducta frente a dichas emociones, percibiendo los pensamientos y emociones de malestar, sin dejarnos manejar por ellos.
  • Vivir en el momento presente sin que nos dominen las preocupaciones del pasado y del futuro, disminuyendo el malestar psicológico y fortaleciendo el sistema inmunológico.
  • Prestar atención a lo que es importante e ignorar lo que es irrelevante, logrando así aumentar el rendimiento y la consecución de los objetivos, a pesar de los obstáculos y distracciones.

 

 

Anuncios