En ocasiones los padres escuchamos: “tu hijo está desmotivado”, “es inmaduro”, “tiene una actitud negativa”, “no atiende lo suficiente”, “parece que siempre está en su mundo”, “tiene muchas dificultades para seguir el ritmo de la clase”, “le falta autoconfianza”, “tiene baja autoestima”, “no tolera la frustración”, “no tiene buen autoconcepto”, “parece que no asimila los conceptos”… en fin, son conceptos que todos hemos escuchado alguna vez y nos preocupan mucho… pero ¿realmente conocemos su significado?

Por si este es tu caso, creemos conveniente recordar el significado de los conceptos que más influyen en el proceso de aprendizaje:

motivación1. Estoy motivado, es decir, tengo interés por mi propio aprendizaje o por las actividades que me conducen a él.

2. Tengo la madurez suficiente para asimilar conceptos nuevos, es decir, comprendo lo que aprendo, lo incorporo a los conocimientos previos, estoy en condiciones óptimas para el desarrollo de las competencias propias de mi curso académico.

 3. Tengo una actitud positiva, es decir, tengo una actitud dinámica y activa en clase, participo y pregunto las dudas para entender mejor el tema.

4. Cuido mis hábitos para poder rendir en clase, es decir, mis padres me han enseñado que debo descansar y dormir bien, alimentarme correctamente, beber agua, practicar algún deporte y distribuirme bien el tiempo de estudio en casa… todo esto me ayuda a generar y mantener la concentración.

5. Atiendo al profesor, es decir, filtro todos los estímulos (externos e internos) y decido cuáles son importantes para darles prioridad y así lograr concentrarme lo necesario para aprender. Suelo estar activo en clase y practicando. Cuando estoy cansado o fatigado disminuye mi atención.

autoestima6. Me siento bien conmigo mismo por cómo soy, sé qué cosas puedo hacer bien y cuáles mejorar. Tengo una buena autoestima gracias a que mis padres refuerzan lo que hago bien o los intentos de hacerlo. No tengo miedo a participar o expresar mi opinión, y cuando me corrigen no me siento atacado ni “etiquetado”. Yo también cuido el diálogo que mantengo conmigo mismo para ser justo, realista y darme valor. Identifico y expreso mis emociones sin temor.

conceptos7. Tengo un buen concepto de mis cualidades personales, es decir, tengo un autoconcepto positivo. Mis padres siempre me han dejado que explorara y desarrollara mis inquietudes. Han hecho lo posible para que tuviera experiencias de éxito cuidando el nivel de exigencia.


8. Tengo una expectativa realista sobre lo que puedo conseguir, es decir, tengo autoconfianza óptima en mis propios recursos para alcanzar los objetivos del curso. La percepción que tengo de mi situación personal es buena, consigo rendir y siento que tengo el control de mi vidarelacinautoconfianza-rendimiento.

Os animamos a ver el siguiente cortometraje de Pixar para que reflexionemos sobre cómo queremos que nuestros hijos crezcan:

Anuncios