Los padres sabemos que el TDHA (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) es un trastorno difícil de diagnosticar, pero cuando tenemos alguna sospecha… necesitamos información sencilla que nos aclare qué le está pasando a nuestro hijo y qué tipo de ayuda necesita.

Desde hace algún tiempo y habiendo aumentado la exigencia escolar, detectamos que nuestro hijo de 8 años no presta atención a los detalles y comete errores en los exámenes por descuido, no porque no se lo sepa. En el colegio me dicen que se distrae mucho y que tiene dificultad para mantener la atención. Por momentos parece no escuchar, le resulta difícil seguir las instrucciones hasta el final y se enfada cuando alguna actividad le requiere un esfuerzo mental continuado. Le cuesta esperar su turno, tiende a precipitarse, es desorganizado, olvidadizo y todos los días pierde algo. Tampoco para quieto, no finaliza lo que empieza y lo toca todo. Es como si actuara sin pensar y sin medir las consecuencias. También se queja de que no tiene amigos… estamos desesperados… Ante un escenario más o menos parecido a este, los padres pensamos… “¿Le pasa algo a mi hijo o simplemente es así?; Seguro que con la edad se le pasa… Eso no es nada, sólo pura “vaguería”…

IMPORTANTE:

  • Debido a la alta comorbilidad con otras psicopatologías que pueden aparecer en la adolescencia (Trastornos ansiedad, Trastorno del Aprendizaje, Trastornos disruptivos, búsqueda de conductas de riesgo, abuso de sustancias…), es fundamental que los padres tratemos de aclarar la situación y descartar que nuestro hijo haya desarrollado el TDAH.
  • Puede que inicialmente tenga un síndrome (conjunto de síntomas) con algunos síntomas como los que describimos a continuación, pero que no haya desarrollado el trastorno, puesto que depende de cada persona y sus circunstancias. Si no le genera ningún impacto en su vida cotidiana, no hay trastorno.
  • No se debe generalizar, pues no todos los niños movidos o despistados tienen este tipo de trastorno, y su conducta puede ser fruto de su momento evolutivo, del estilo educativo de los padres, de las relaciones de apego que ha experimentado desde la infancia, del sistema familiar…

Pincha aquí si quieres conocer algunas nociones básicas para diagnosticar un posible TDAH
Si sospechamos que nuestro hijo puede estar experimentando la mayoría de estos síntomas en mayor o menor intensidad, es recomendable que cuanto antes seguir los siguientes pasos: Protocolo de Actuación ante la sospecha de un posible TDAH

21485d23e19382bc96d5ff8b9c8786a6

Anuncios