Como sabéis, no todos los niños tienen las mismas habilidades para identificar y reconocer sus dificultades emocionales, los problemas de relación entre compañeros, algunos tipos de conductas desadaptadas propias o las de otro.

No todos los niños saben cómo mejorar la gestión de sus emociones y de su propio comportamiento, así como su estilo de comunicación y resolución de problemas.

No todos los niños saben cómo prevenir la violencia en su entorno más cercano, ni promocionar estrategias adecuadas que fortalezcan los vínculos entre sus iguales.

No todos los niños saben cómo desarrollar un autoconcepto positivo, mejorar su competencia social y escolar.

No todos los niños entienden el comportamiento de algunos compañeros cuando no hay cooperación ni predisposición para dejarse ayudar, hay irritabilidad, desafío al profesor, enfados constantes, gritos, falta de respeto…

Ningún niño sabe por qué un compañero o varios le tratan con desprecio, le agreden, le “hacen el vacío”, le tratan como si no existiera, le intimidan, rompen o esconden sus pertenencias… y tampoco se explican por qué los padres de estos niños tampoco lo saben…

 ¿Y las Familias?

Todos sabemos que en “todas las familias cuecen habas”, aunque a veces nos cuesta reconocerlo…, es decir, no hay familias ideales ni personas perfectas, y en ocasiones, la convivencia entre los miembros de una familia se hace complicada, sea por el motivo que sea. En términos generales, los padres buscamos respuesta a los conflictos internos o externos que producen tensiones y dificultan el bienestar de todos los miembros de la familia. Por este motivo, construir una familia funcional, es decir, sana y equilibrada, es uno de los retos más difíciles y apasionantes que podemos afrontar en la vida.

 ¿Y el Centro Escolar?

Es especialmente necesario que entre toda la Comunidad Educativa trabajemos en equipo para promover una educación social en los niños y un contexto de participación con el resto de compañeros… que incremente la tolerancia, desarrolle la empatía en momentos difíciles, no permita el maltrato entre compañeros, favorezca el aprendizaje de habilidades necesarias para el tratamiento de conflictos y el respeto a la diversidad. Seguimos trabajando día a día para construir relaciones que favorezcan la interacción y la socialización positiva de los alumnos en el centro escolar.

derechos de la infancia

Anuncios