Un niño que crece con normas, crece sintiéndose seguro. Las normas enseñan a los hijos lo que está bien y lo que está mal, lo que puede hacer y lo que no. Hay que empezar a poner los límites pronto, ya que pronto comienzan a entender la relación causa-efecto. Los niños, cuanto antes, deben saber que sus actos provocan una reacción en los demás.

Poner normas y límites es difícil… pero no imposible. ¿Quieres saber cómo se hace? Pincha aquí: normas-y-limites

 

Anuncios